Guerrero: acción sin motivo

A pesar de los tropiezos (y los fracasos). Todos sabemos que el Perú adora el futbol. Por lo cual no es nada extraño que la firma Tondero desarrollará una película basada en un ícono nacional: Paolo Guerrero. Muy similar a lo que pasó con el ídolo argentino Messi (2015) hace tan solo un año.

Hace unas semanas se estrenó en la cartelera nacional Guerrero (2016), “biografía cinematográfica” sobre los inicios de Paolo en el fútbol. Es difícil catalogar la cinta. No porque sea mala. Tampoco por el género. Sino porque sin quererlo, más allá de la intención de hacer una historia entretenida sobre un significativo jugador nacional no puede encontrarse nada determinante.

En el caso de la película argentina el carácter guerrero2documental es ciertamente vital para presentar no solo la estructura de la cinta sino también a este fenómeno futbolístico mundial. Guerrero (2016), en cambio, termina optando por el corte más ficcional y narrativo. El film nacional no carece de actuaciones, ni de momentos enternecedores. Tampoco sufre por falta de desarrollo o inexperiencia en cuanto a tomas. Su problema es que no tiene motivación – una concreta al menos.

El mensaje de la cinta es claro: alentar los sueños de todos los que quieren llegar a ser (o hacer) algo que se supone imposible. Sin embargo, el film carece de la potencia suficiente para presentar estos hechos, al menos, cabalmente. Para hacernos sentir su lucha y entender sus conflictos, padecimientos y satisfacciones hace falta más que mostrarlos: conectarlos, interiorizarlos, a nivel de espectador.

Junto a esto, algunos infortunios respecto al papel de Magdiel Ugaz y a la constante (cansina podría decirse) recurrencia al factor del sueño – donde en más de una ocasión el joven Paolo se encuentra con su yo futuro y hasta comparte fotos –, como una especie de vaticinio que indica la superación de los obstáculos, ocasionan que el formato narrativo de la cinta se pierda innecesariamente en un discurrir obstinado con acontecimientos que resultarían más útiles de haber sido presentados sin tanta constancia.

El carácter  extremo de la madre de Paolo, madre soltera que se hace cargo de su hijo e intenta sacarlo adelante, es también desarrollado con insistencia, desviando el sentido de una madre esforzada y llevándolo a un asunto paródico o caricaturesco en momentos. La presencia del primer amor, que en un inicio pareciera que va a ejercer alguna importancia (al menos dentro de la cinta) termina siendo un asunto sin desarrollo también.

En cuanto a puntos fuertes tenemos escenas que comparten la nostalgia de la época: canciones memorables que enmarcan guerrero3una generación (la aparición de nubeluz).
La reaparición del vínculo padre-hijo, inicialmente desconocida, genera un sentimiento muy claro de lo complejo e invaluable que pueden ser en una familia disfuncional, o de padres separados, los pequeños momentos: El padre de Paolo enseñándole algunos trucos con la pelota, retrata muy bien la idea.

Guerrero es una cinta habitual. Tiene una estructura que desarrolla acciones pero que no llega a calar en profundidad ni en una muestra contundente de un objetivo definido. Su intento de solvencia se disuelve con el pasar de los minutos (aunque ciertamente hacia la mitad de la película se hace más uniforme y de carácter). Con un final nada fuera de lo común, algo abierto, y quizá bastante obvio por los repetidos encuentros entre el Paolo de hoy y su niño interior, la cinta funciona cómodamente como de entretenimiento. Es difícil exigirle algo más. Al final, la falta de proyección ataca el núcleo, dejándolo inestable y convenciendo de que, para bien o para mal, Guerrero, no es como uno se espera.

Lo mejor: La evocación del barrio, las tomas lentas que van acorde con la música representan un estado, el de los recuerdos emotivos de la infancia. Particularmente el travelling luego del escape del nuevo colegio le da otro ritmo a la cinta.

Lo peor: La distante capacidad para conectar algunos elementos aparecidos o agregados, que al perderse debido a no llegar a una feliz conclusión, dan la impresión de ser fútiles e innecesarios.

Bonus: Si quieres conocer las cinco cintas peruanas que Cinentremeses te recomienda pulsa aquí

guerrero1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s