Hombres de coraje: Contradicciones y contrariedades

Existen películas que nos marcan. Por la vivencia, la experiencia o la historia que nos entregan. Ese es el caso de films como Titánic o Pearl Harbor. Lo que ellas produjeron es irrepetible e inconfundible para sus millones de espectadores. Más aún si nos referimos a alguna de sus escenas memorables. Por eso es fácil advertir guiños a cintas de este calibre en otras producciones, ya sea que se buscara o no. Ese es el caso de la cinta de esta semana.

hombresdecorajecontradiccionesycontrariedadesHombres de coraje (2016) del director Mario Van Peebles y protagonizada por Nicolas Cage es una prueba de ello. La cinta tiene la fuerza, dinámica e imponencia narrativa suficiente para ser un buen film. Además, el contexto en el que se ambienta es uno de los más explotados en grandes producciones cinematográficas: la segunda guerra mundial. También cuenta con pocos pero reconocidos actores (veteranos, por cierto) y el peso de narrar una historia de la vida real: la de la flota USS Indianapolis.

Nicolas Cage es un actor conocido por escoger una gran cantidad de trabajos simultáneos y aparecer en muchas cintas –aunque la mayoría debido a la poca publicidad o bajo presupuesto no lleguen a la pantalla grande –; sin embargo, su participación en Hombres de Coraje es de vital importancia (el papel que desempeña en todo caso). Lamentablemente, la cinta, muy bien dirigida por cierto, es una nueva historia, singular, sobre una parte no desarrollada hasta la fecha de la segunda guerra mundial (punto a favor); pero que cuenta con una gran cantidad de vasos comunicantes con otras cintas que pueden llegar a parecer falta de delicadeza o esmero.

Y no hablamos de cosas “superficiales” como coincidencias en cuanto a escenas o al desarrollo individual de personajes que puede notarse marcado por las cintas antes mencionadas: Pear Harbor y Titánic. Sino a aspectos que tienen que ver con el núcleo mismo del film, con la configuración de personajes (en donde se debe desarrollar sus motivaciones, deseos, temores y conflictos; al menos, si se quiere hacer un personaje complejo y empático a la vez). De sus recurrencias a aspectos psíquicos, temáticos que terminan siendo repetitivos –en algunos casos más sutilmente que en otros – para una lista de cintas de los últimos años.

La historia ciertamente es fuerte, con gags oportunos. La presentación de los personajes en paralelo tiene el dinamismo y la fuerza suficiente para no confundir al espectador haciéndolo comprender al conjunto y a las partes que lo componen. Y aunque la presentación del conflicto es demasiado superficial, motivo por el cual el desarrollo de los acontecimientos que parecen decisivos se da hasta la mitad del film, la historia presenta una buena resolución y estructura de modo general.

La historia de cómo el USS Indianapolis lleva a cabo su misión secreta en tiempo record está desarrollada. Pero en su recorrido tenemos una fuerte tendencia a usar recursos ya presentados anteriormente en otras cintas: hombresdecorajecontradiccionesycontrariedades2Un naufragio al mismo estilo de una aventura extraordinaria (con toda la enseñanza que esto genera). Un Juicio buscando un culpable que solo hizo lo que consideró correcto (muy similar a lo que pasa en Sully: hazaña en el Hudson). La presencia de un veterano que protege, liderando a un grupo con el ejemplo y que curiosamente sufre un fuerte sentido de la responsabilidad – motivo por el que descuida su familia incluso – al estilo de El Guardián. Y una secuela psicológica producto del accidente que genera en el protagonista un cambio irremediable a pesar de ser consciente que cumplía solo con su deber (American Sniper).

Si atendemos a estos hechos Hombres de coraje repite fórmulas ya antes vistas – con cierta recurrencia incluso – en una historia novedosa. Si se usó como enganche o como fórmula ganadora aunque cliché, solo el director lo sabe. Pero es irremediable admitir que son estos hechos los que le terminan quitando cierta frescura a los desenlaces. Sin sumarle una desilusionadora estructura de un par de amigos que forman parte de la tripulación.

De otra parte, a niveles cinematográficos, la cinta es impecable. Las tomas, los cortes, los contrapuntos entregan de forma total el espectro amplio de la tripulación, presentándolos así como seres individuales y por consiguiente como sujetos; evitando que su colectividad nos haga caer en la comprensión superficial y cuantitativa de la catástrofe. La cinta cierra con un desenlace un tanto sorpresivo, que pone en evidencia el conflicto psicológico del film, al menos en sus dos niveles: individual/ colectivo.

Una lástima que los aportes de Hombres de acero: la inversión, las actuaciones y excelentes tomas se pierdan en el uso reiterado de fórmulas que hicieron ganadoras a otras cintas, pero que son demasiado obvias en este caso. Para niveles de entretenimiento es bastante conmovedora y efectiva. Pero le cuesta trascender cabalmente más allá.

Lo bueno: Las tomas en cámara lenta. La presentación adecuada, natural y simultánea de los personajes.

Lo malo: La pésima idea de repetir el desenlace de Pearl Harbor y los dos amigos.

hombresdecorajecontradiccionesycontrariedades3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s