Un camino a casa: la definición del contrapunto

uncaminoacasacriticacinentremeses6¿Quién nunca se ha extraviado? ¿Quién? Todos. Ya sea en el sentido figurado o literal, hemos sentido la desesperación de no saber hacia dónde vamos. Donde estábamos hace un segundo. Desesperación que es muy bien enfocada e ilustrada en el drama dirigido por Garth Davis y escrita por Luke Davies: Un camino a casa (2016). En ingles A long way home basado en el libro de Saroo Brierley.

Dev Patel y Sunny Pawar, Rooney Mara, David Wenham junto a Nicole Kidman nos cuentan la historia de Saroo, un niño de 5 años que se extravía en una estación de metro donde terminará llegando a Calcuta, donde esperaba la llegada de su hermano Guddu, a quien había acompañado. Posteriormente será adoptado por una familia australiana y hará su vida normal, hasta que su pasado regresa a él.

DESNIVELES INTENCIONALES

Como se menciona al final de la cinta, este filme se suma a la campaña mundial en contra uncaminoacasacriticacinentremesesde la desaparición de niños a nivel mundial, sobre todo en las grandes zonas de inhumanizada pobreza. En ese sentido su intención testimonial es completamente valida. Y validada por la excelente primera mitad que complementa la destreza de los contrapuntos desgarradores, a nivel visual, conceptual y narrativo. Junto a esto la actuación de Sunny Pawar fomenta el realismo desenfadado y cruento que marca el contexto de esta primera mitad.

Aquí viene el punto difícil. En la segunda parte, luego de una extensa elipsis, el protagonista es interpretado por Dev Patel que interactúa, fundamentalmente, con Nicole Kidman (Sue Brierley), su madre adoptiva. Y al gusto de muchos, como cinencuentro o la nación, la actuación de ambos no está a la altura. Principalmente la del protagonista. Y a pesar de los flashbacks rememorando vivencias o experiencias a fin de mantener la unidad del film, la configuración de la cinta va de más a menos.

Si bien la riqueza cinematográfica se condensa, de manera marcada, en la primera mitad a través de esa facilidad de desplazamiento, dentro de la historia, siempre enfocada en lo dramático. No es sino una tendencia premeditada la sensación de incompatibilidad de la segunda parte. Una muestra evidente de la inestable y superficialmente común evolución de Saroo. Sí, tiene una vida mejor, un futuro, pero no está completo. Su alegría, el amor que experimenta, todo, está desarrollado en términos de instantaneidad porque el anzuelo y confín de los dulces que le recuerdan su pasado lo traen a la realidad.

uncaminoacasacriticacinentremeses1Hay algo que lo carcome, por eso incluso en las escenas melodramáticas, en las escenas románticas, en los diálogos, Saroo no se muestra definido, es casi una sombra que intenta estar pero no está. La idea es obvia, del desgarrador inicio pasamos al funcional desenlace. Quizá, en ese aspecto, la segunda parte  del film es definida como correcta pero no sugerente ni poderosa; porque el valor adicional de la primera mitad desaparece. Particularmente no veo necesaria la relación amorosa de Saroo con Lucy, su compañera. La falta de fortaleza de este argumento secundario que motiva el origen de la olvidada búsqueda por casa, se evidencia.

En pocas palabras, compuesta por dos partes un tanto desiguales, más por un encasillamiento formal que por una carencia de dominio o de recorrido narrativo, Un camino a casa cambia de un inteligente y complejo desarrollo en donde se integra actuación, producción y dirección a todo nivel, desde el narrativo, el simbólico y principalmente el contrapunto (basta ser un poco observador en este aspecto, sobre todo en la primera mitad – algo fácil si atendemos a que el diálogo es casi inexistente) a una historia melodramática que presenta el conflicto amoroso y familiar (externo) de un muchacho adoptado (Saroo) marcado previamente por un conflicto existencial (interno).

uncaminoacasacriticacinentremeses7Sin embargo es una cinta apta para todo público. Con una historia reflexiva que, a nivel general, nos condiciona a cuestionarnos e intentar definirnos. Sacudiendo un poco nuestra realidad y el conocimiento que creemos haber adquirido en ella (al compararlo con algunas realidades menos “dichosas”). Así como una búsqueda de la identidad individual, en algunos casos, en base a quienes han formado parte esencial de nuestro origen.

Lo bueno: La primera parte marcada casi en su totalidad por contrapuntos. Me quedo con la escena que define la cinta: el grito de Saroo, desesperado y que termina siendo silenciado por el ruido del tren.

Lo malo: El esquema planteado en la segunda parte es algo flojo, porque las motivaciones circunstanciales que generan en Saroo el regreso en busca de su pasado no son fundamentales para generar.

null

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s