Un jefe en pañales: tan entretenida y didáctica como laxa

Este mes Dreamworks llega a la cartelera nacional con su última entrega animada: Un jefe en pañales (2017). El argumento: dos hermanos que se disputan el amor de sus padres tendrán, finalmente, que unir fuerzas para recuperar el lugar y el cariño de los bebés en el mundo. El director  Tom McGrath apuesta esta vez por una historia amena, sencilla, con escenas entretenidas, algo distendida por momentos pero con una intención pedagógica o reflexiva. ¿Habrá sido suficiente?

criticaunjefeenpañalescinentremeses6

GAGS Y CÁMARA: REACCIÓN QUÍMICA

De primera, una muy buena animación, llena de diferentes estilos internos (algo que viene ganando tendencia desde hace algunas cintas ya), muestra no solo el esfuerzo en lo visual, sino también los enfoques perspicaces que pueblan a Un jefe en pañales y que resultan efectivos. Sin duda, las mejores escenas de la película deben a este hecho su aparición, aunque habría que agregarle los gags oportunos y bien acondicionados, que enriquecen el entendimiento entretenido de algunos momentos.

El único problema es que una comedia animada con fondo edificante no solo puede criticaunjefeenpañalescinentremeses3sobrevivir de ingenio y estilo visual. En el fondo, la reacción química de estos dos elementos se pierde por la poca profundidad narrativa y la ausencia de algunos de esos recursos de manera complementaria y adecuada. La concentración mayor del recorrido de la trama se centra exclusivamente en las escenas sin desarrollo argumental, solo en especificar algún aspecto. Eso desmerece la inventiva inicial propuesta.

CAUSALIDADES NO TAN CASUALES

Es cierto que un recorrido argumental normal, en cualquier cinta cinematográfica, suele dejar uno otro cabo suelto, algunos inexplicables y otros imperceptibles. La ausencia de los mismos puede denominarse prodigio y una cinta redonda, aunque tendría que verse si es que se trata de un esfuerzo cabal por producir algo a la altura o simplemente la flojera de desarrollos secundarios olvidados por dar prioridad a lo central.

criticaunjefeenpañalescinentremeses2Un jefe en pañales no solo presenta un antagonista incógnito que, al pasar de una compañía al semblante individual de un personaje,  se va desinflando en el avance de la cinta. Quizá se deba a su carácter funcional y su falta de complejidad o desarrollo. Algunos cabos sueltos son fáciles de evidenciar y dejan una clara visión de descuido. ALERTA DE SPOILER:¿Cuál era el motivo de Puppy Corp. para mandar los cachorritos en un cohete espacial? ¿Por qué el antagonista sigue conservando el chupón que lo lleva a Baby Corp. Y recupera su memoria si fue despedido? ¿ Si los ayudantes del jefe bebe son del mismo lugar que él y tienen facultades de adulto su asistente aún no sabe escribir? Estas y otras preguntas no presentan siquiera intención de ser respondidas. Pero bueno, la cinta es más entretenida así que más de uno pudo haber pasado inadvertido estos hechos.

ANZUELO Y CONFÍN: UN PUNTO APARTE

Quizá junto al logro de la animación y el desplazamiento puede mencionarse el proceso de simbiosis, que ejemplifica una moraleja familiar sobre la construcción de vínculos afectivos. Tim Templeton (7 años) influencia en el pensamiento del jefe bebé y este hace lo mismo con su hermano mayor. El objetivo de ambos deja de ser un fin para convertirse en un medio al compartir tiempo, tareas y, sobre todo, al entender que parte de lo que nos vincula a otros es diferenciarnos y reconocer lo especial de esas diferencias (aunque no siempre sean fáciles de aceptar o asimilar).

criticaunjefeenpañalescinentremeses4

El anzuelo y confín de la cinta se desarrolla centrándose en este aspecto y podríamos decir que incluso tiene dos elementos (algo curioso): las queridas circulares del jefe bebé y el já al final de cada juego de Tim. Es imposible explicar este asunto sin evitar mencionar partes enteras del film que están ligadas por toda la historia. Pero intuitivamente cualquiera que vea la película podrá reconocer la importancia de ambos elementos, pues no solo configuran a ambos niños, sino configuran, de forma perfecta, el final.

En fin, una buena cinta familiar para disfrutar. No pensar mucho en la historia sino en el mensaje, en las escenas, en el buen clima y expresividad de los protagonistas. Doblajes a la altura, desplazamientos agradables, la contraposición del plano adulto y la visión infantil de los pequeños personajes de Un jefe en pañales. Con un humor directo enfocado al espectador promedio más que al infantil, la cinta reconoce en su desarrollo a todos aquellos que tienen un hermano y han vivido emociones distantes y distintas. Quizá en ese aspecto sirva el mensaje entre lineas de amar es compartir.

Lo bueno: Excelente animación. Gags divertidos. Enfoques de cámara precisos. Me quedo con la escena de las circulares.

Lo malo: Antagonista débil. La concentración de los minutos es mayor en las partes poco trascendentales del desarrollo narrativo. Los cabos sueltos.

Lo curioso: La cinta está basada en el libro infantil The Boss baby (2010) de Marla Frazee.

criticaunjefeenpañalescinentremeses7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s