La última tarde: El empoderamiento de solo una idea

La puesta en escena sobre la profunda realidad y lo universal de un retrato

criticalaultimatardecinentremeses3Pocas cosas hoy en día son tan densas. Y por densidad me refiero a profundidad. A complejidad. Es meritorio como Joel Calero, director de la cinta La ultima tarde, y su equipo logra sacar a flote con integridad una cinta con diversos enfoques y matices a través de una premisa tan simple y ordinaria, sobre todo para hoy en día, como un divorcio. Más allá de la predominancia de las escenas sobre los protagonistas (algo bastante monótono pero obvio a partir del origen de la trama) lo que se proyecta es un análisis complejo de diversos aspectos que van desde el particular caso de las relaciones, pasando por contextos sociales y llegando a parámetros universales sobre la contradicción y la complejidad del ser humano.

SENCILLO Y DIRECTO

La última tarde mantiene el gusto por la temática de conflictos y el contexto del romance ya evidenciados en su opera prima Cielo oscuro (2012). Las actuaciones de Lucho Cáceres(Ramón), repitiendo el plato, y Katerina D’Onofrio (Laura) son, claramente, la adición necesaria para que el film alcance su nivel de dramatismo. A nivel de estructura es evidente la importancia de ambos, su desarrollo – psicológico y social – a lo largo de los minutos nos muestra una evidente película de personajes. Llena de enormes planos secuencia que generan la fluidez del diálogo, la compenetración en la atmósfera y el crecimiento de la tensión entre los asuntos sin resolver de la ex pareja.

Tenemos, inicialmente, un divorcio entre dos antiguos militantes de izquierda separados criticalaultimatardecinentremeses219 años antes. El reencuentro servirá para dar término a un periodo de sus vidas (su relación, las preguntas que quedaron por contestar y la militancia, etc). Aunque inicialmente un poco intermitente, el desarrollo de la cinta se concentra en la confrontación de enfoques y diálogo. Toda la riqueza de sentido, a nivel de su vinculación con el terrorismo, la evolución de sus caracteres a lo largo de esa gran cantidad de años sin verse genera la evidencia de que en esa relación (que ya no es marital, tampoco amical, pero no puede reducirse a la nada) hay una profundidad inalterable, marcada por conflictos llenos de diversos matices y aspectos. Ramón parece mantener un cúmulo de preguntas sin respuestas, mientras que Laura ha logrado prosperar y dar vuelta a la página (aparentemente). Aunque a lo largo de la conversación los papeles de ambos se intercambiarán en ciertos aspectos.

A la poca diversidad de personajes (tenemos 90 minutos de Ramón y Laura, casi exclusivamente), la presentación directa y fluida de largas escenas que nos dan un recorrido no solo a nivel espacio temporal, sino de la relevancia de cada palabra y gesto desarrollado durante la conversación, los cuales obtienen una importancia psicológica – también simbólica si se quiere – son un adicionante capaz de estructurar una pluralidad que permite al espectador verse identificado o envuelto en asuntos que afectan – desde aquel entonces hasta hoy en día – a nivel socioeconómico o de comportamiento (la conducta de ambos en diferentes instantes, etc).

Humana, tensa, profunda y reflexiva, la evolución de la historia dentro de la evidencia de sus protagonistas, el trasfondo simbólico, la inteligencia del diálogo, actuaciones naturales, fluidas y bien logradas dan merito a la cinta, explicando por qué los premios concedidos a dicho film. Con un final desesperanzador que engendra más conflictos a nivel de espectador, pero que termina mostrando lo desolador, contradictorio y completamente realista puede llegar a ser a veces una tarde cualquiera.

Lo bueno: para el espectador reflexivo, atento a los detalles y al sentido es enriquecedora. Para el espectador anecdótico la cinta es más anodina salvo por los largos plano secuencia que demuestran la correspondencia actoral y de nivel de sus protagonistas.

Lo malo: una parte inicial del guión no cubre el nivel mostrado en el resto de la película ( dando la impresión de que costó condicionar el diálogo). A simple vista la cinta puede parecer muy estática.

criticalaultimatardecinentremeses1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s