5 películas peruanas que tienes que ver

1.- La boca del lobo (1988):

labocadellobo1Ambientada en el contexto del terrorismo con un elenco de primera y dirigida por el fabuloso cineasta José Lombardi: La boca del lobo tiene una fuerte presencia de elementos indispensables para hablar de una buena película. No solo por la historia, ni los personajes. Tampoco los tecnicismos. Es todo el misterio que envuelve a la cinta y la curiosa, constante e invisible presencia siempre latente de un enemigo que acecha y que nunca, ni siquiera a lo lejos, aparece de manera tangible; sin embargo, gobierna nuestras acciones hasta el final.

2.- Tinta Roja (2000):

Otra cinta de Pancho Lombardi. Exquisitamentetintaroja1 lograda y basada en el libro de Alberto Fuguet, Tinta roja, retrata un sistema patentado de desilusión que termina convirtiendo todo el entramado narrativo, psicológico en una especie de círculo inevitable e inagotable, donde la realidad destroza y configura el carácter. Quitándonos la ingenuidad necesaria para hacernos hombres, pero ante tanta crueldad el límite en el que debemos detenernos nos debe ser impuestos, por aquellos que nos enseñaron a crecer.

3.- Cielo Oscuro (2012):

Joel Calero nos trae una historia interesante que presenta la degradación de un hombre y de una relación. La muestra exacta de que nada es lo que aparenta y de que no es necesario estar acompañado para sentirse solo llegan de la mano de una profunda soledad que se descubre precisamente al mismo instante en el que no se sabe cómo se llegó a ella.

cielooscuro1

4.- El evangelio de la carne (2013):

Historia bastante ambiciosa al intentarelevangeliodelacarne1 presentar un conjunto de historias que se relacionan entre sí (al menos en este aspecto está bien trabajado), quizá falle un poco en algunas escenas o falta de verosimilitud de algunos entramados en el argumento; pero Eduardo Mendoza recupera sus fallas con la estructura compleja y paralela similar a amores perros (2000), cinta mexicana; y, a pesar del final abierto bastante soso.

5.- El elefante desaparecido (2014):

La mejor cinta nacional de los últimos años llega de la mano de Javier Fuentes León, autor también de Contracorriente (2009). No solo tenemos una excelente historia, sino una inteligentísima estructura que juega con la complejidad de los planos: la realidad y la ficción (el límite que las separa). Con un excelente uso de los sonidos, planos superpuestos, escenarios logrados y tomas magistrales el elefante desaparecido es una cinta enrevesada que logra una riqueza cercana a exposiciones similares en literatura y cine como El origen (2010), Niebla de Unamuno o los cuentos de Cortázar.elelefantedesaparecido1.jpg