Calderón

Este elemento es un complemento. No se desarrolla desde el área visual, pero si lo refuerza. Un calderón es un sonido que aparece con un personaje o en una escena, sirviendo para definir al individuo, generar expectativa (ya que en el cine principalmente estamos más al pendiente de las imágenes que los sonidos).

El calderón es ampliamente utilizado en el cine. En todos los géneros. Pero quizá en el más perceptible, por su inevitable capacidad de generar sobresalto o tensión, sea el terror. Ya que aquí sobre todo ayuda a crear o acondicionar un determinado clima o ambiente. Muchas veces de carácter psicológico e incluso subliminal. Generando así predisposición anímica en los espectadores.

Basta con prestar un poco de atención en la típica escena de terror donde, de la nada, aparece un elemento que nos sobresalta (el cual suele ir acompañado de un sonido mucho más fuerte que en los momentos precedentes).

Sirve también como señalador o remarcador de situaciones. Lo tenemos por ejemplo en la crucial conversación entre Neo y Morfeo de Matrix (1999). Donde Morfeo indica a Neo las dos opciones que tiene (mostrándole unas pastillas de diversos colores –¿un anzuelo y confín bastante breve? ) se escucha de fondo el sonido ensordecedor de los truenos.

morpheus-red-or-blue-pill-the-matrix-1957140-500-568
Neo en la recordada escena de Matrix (1999)

Entonces, el calderón no es otra cosa que el acompañamiento sonoro de una escena. Permitiendo al director, dentro del film, condicionarnos a un estado de ánimo expectante debido a que juega con nuestra sugestión. Una película sin un solo calderón, no es película. Al menos, no en la actualidad.